Alvaro Caraballo | Espanish in London
27 años. De Sevilla. Casi tres meses en Londres.

Trabajo como consultor para empresas del sector financiero, concretamente en el sector seguros. En España trabajaba también de consultor. Empecé a llevar un ritmo de trabajo bastante agotador debido a que tenía que viajar mucho a Asia y a Sudamérica. Entonces me planteé parar y probar una aventura con mi novia y marcharnos los dos juntos a vivir fuera de España.

Yo no he elegido Londres, la ciudad me eligió a mí [risas]. De un día para otro, una empresa de mi sector contactó conmigo y me brindó una oferta que no pude rechazar. No obstante, yo tenía miedo a marcharme sin mi novia, pues ya habíamos vivido una temporada separados cuando ella estuvo trabajando en México. Así que siempre le agradeceré infinitamente por todo el apoyo y los ánimos que me dio para venir.

Existe una burocracia tremenda, a veces un poco absurda. Mi teoría es que todo viene porque no tienen un documento nacional de identidad como en España.

Me levanto muy temprano para ir a trabajar y mi jornada laboral acaba un poco tarde. Cuando salgo de trabajar hago algo de deporte y después me voy a casa a descansar, leo un libro o veo alguna película mientras ceno tranquilo. Los fines de semana me encanta salir y no pierdo la oportunidad para tomar una cerveza con los buenos amigos, además de “pegarme un meneíto”.

Lo que más me ha sorprendido de este país, y concretamente de Londres, es la burocracia. Me llama mucho la atención porque trabajo en una consultoría y nosotros siempre intentamos agilizar los trámites burocráticos: es una de las premisas, que las cosas sean sencillas y naturales. Quizá España para otras cosas está muy atrasada si nos comparamos con este país, pero en este sentido ganamos. En Londres necesitas por lo menos dos meses de fianza para entrar en un piso, a parte de los precios desorbitados de los mismos. A la hora de abrir una cuenta bancaria es necesario hacer muchos trámites y presentar mucha documentación, como si fueras a trabajar en la CIA [risas]. Existe una burocracia tremenda, a veces un poco absurda. Mi teoría es que todo viene porque no tienen un documento nacional de identidad como en España. Todas estas diligencias son para identificarse correctamente, pero requiere mucho tiempo.

Creo que me adapto bien a los cambios, no lo interpreto como una crisis si no como una oportunidad para crecer. En la vida no es bueno acomodarse.

Una de las zonas que más me gusta de Londres es sin duda Brick Lane, me gustan mucho los mercadillos. Viajé por primera vez a Londres con mis padres, hace más de veinte años. De ese viaje recuerdo un Londres muy señorial y elegante. Conocí los lugares de los tópicos londinenses, como lo es la zona de Holborn o Hyde Park. Cuando he venido esta vez, mi idea ha cambiado por completo. Me había quedado con la impresión de una ciudad muy parisina, con un aspecto señorial, muy victoriano. Así que cuando he conocido un Londres tan alternativo me ha sorprendido completamente. A pesar del poco tiempo que llevo, siento que siempre hay algo nuevo que descubrir.

No sé cuánto tiempo me voy a quedar en Londres y tampoco me preocupa. No me obsesiona hacer planes a largo plazo. Creo que esta es una oportunidad de crecer personal y profesionalmente.

No me ha costado mucho acostumbrarme a esta ciudad. En los últimos cinco años me he mudado varias veces. Estuve de Erasmus en Polonia, después en Sevilla y acabé viviendo en Madrid. Creo que me adapto bien a los cambios, no lo interpreto como una crisis si no como una oportunidad para crecer. En la vida no es bueno acomodarse. Sinceramente, lo único a lo que no me acostumbro es a estar lejos de mi novia, aunque intentamos vernos al menos una vez al mes.

No sé cuánto tiempo me voy a quedar en Londres y tampoco me preocupa. No me obsesiona hacer planes a largo plazo. Creo que esta es una oportunidad de crecer personal y profesionalmente, tengo muchas ganas de vivir y aprovecharla a tope. Nunca se sabe donde estaremos dentro de dos, tres o cinco años… no sé cuál será la próxima parada.


Written by Espanish in London