Daniel Martínez | Espanish in London

30 años. De Madrid. 5 años en Londres.

«Trabajo como electricista en el equipo de mantenimiento de un hotel de 4 estrellas cerca de la Estación de Victoria. Estudié un módulo de electricidad en Madrid y en 2010 vine a Londres huyendo de la crisis económica, pues me fue imposible encontrar trabajo en España.

Decidí venir a Londres porque, aunque mi nivel de inglés no era perfecto, ya conocía el idioma debido a que mi madre es inglesa. Además del inglés, otra de las razones por las que elegí Londres fue la proximidad a España.

Aunque suene raro, en parte me siento agradecido por verme obligado a marcharme de Madrid, pues esta experiencia ha sido increíble.

Creo que mi mayor reto ha sido adaptarme a la independencia en una ciudad desconocida. En Madrid vivía con mi familia, por lo que ha sido un cambio total para mí. Vine sólo, así que cuando llegué tuve que empezar desde cero y construir todo por mi propia cuenta. Al principio lo veía como una aventura, pues no sabía lo que me iba a encontrar. Aunque suene raro, en parte me siento agradecido por verme obligado a marcharme de Madrid, pues esta experiencia ha sido increíble y me ha ayudado a crecer como persona y a conocer mucha gente.

Me siento orgulloso de estar trabajando de lo que estudié y de haberme hecho un hueco en el mercado laboral de este país. He tenido varias entrevistas de trabajo y distintas ofertas, cosa que me hace sentir satisfecho, pues te das cuenta que otras empresas te quieren por tu trabajo y tu experiencia.

Prácticamente tengo horario de oficina: trabajo de ocho de la mañana a cuatro y media de la tarde, de lunes a viernes y con casi todos los fines de semana libres. Por las tardes quedo con mis amigos o voy al gimnasio. Tengo un gran grupo de amigos, muchos ellos de España, así que aprovechamos los fines de semana para vernos y hacer barbacoas o comidas al puro estilo español.

Mucha gente se queja de que ésta es una ciudad muy estresante, que siempre está nublado o lloviendo. A mí me gusta la ciudad tal y cómo es, si hiciera sol o hubiese menos gente, no sería nuestro Londres.

Claro que Londres me ha cambiado. En esta ciudad he madurado y crecido como persona, además me ha abierto la mente debido a que he conocido otras culturas y personas de países. Por ejemplo, algunos de mis compañeros de trabajo son de Sri Lanka. Cuando estaba en Madrid jamás hubiera imaginado que tendría la oportunidad de conocer a alguien de Sri Lanka.

Londres me gusta en general, no tengo ningún sitio favorito. Me encanta caminar por Southwark: la ribera del Támesis es increíble de noche, con todas las luces de los principales edificios y monumentos. Londres es un lugar especial para mí, todos sus barrios e incluso con lluvia. Mucha gente se queja de que ésta es una ciudad muy estresante, que siempre está nublado o lloviendo. A mí me gusta la ciudad tal y cómo es; si hiciera sol o hubiese menos gente, no sería nuestro Londres.

Todos sabemos que Londres es una ciudad de paso y a veces te cansas de perder amistades, por lo que puede que te vayas haciendo más frío y seas más cauteloso a la hora de encariñarte con las personas.

Lo que más echo de menos de España es la familia y los amigos. Tengo muy buenos amigos en mi barrio, amigos de toda la vida. No obstante, en cinco años en Londres he conocido a gente extraordinaria que han llegado a ser prácticamente mi familia. Tengo muchos amigos españoles, italianos, brasileños, franceses, de muchos otros sitios. Al vivir en Londres también he tenido la oportunidad de ir a visitar a algunos a sus países de origen. Lo único malo de esta ciudad y de llevar tanto tiempo en ella es que haces muy buenos amigos y tarde o temprano se marchan a su país o otro lugar de Reino Unido. Todos sabemos que Londres es una ciudad de paso y a veces te cansas de perder amistades, por lo que puede que te vayas haciendo más frío y seas más cauteloso a la hora de encariñarte con las personas.

En Londres estoy bastante cómodo con mi rutina y mi trabajo, me están yendo las cosas bastante bien y no me puedo quejar. Estoy muy a gusto y por el momento no tengo pensado volver a España. Cuando pueda encontrar en España algo que lo iguale o lo mejore, que lo encuentro difícil, puede que regrese. Cuando llegué tampoco pretendía quedarme tanto tiempo y estos cinco años se me han pasado volando».


Written by Espanish in London