Gino Cristófalo | Espanish in London

Gino Cristófalo. 28 años. De Málaga. Dos años y medio en Londres.

“Soy profesor de natación en uno de los clubs más selectos y prestigiosos de Chelsea. Estudié Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad de Málaga e hice un Máster de Coaching Deportivo y Ejecutivo. En España estuve trabajando como entrenador nacional de baloncesto y profesor de padel.

Venir sólo a una ciudad como esta es bastante difícil. Aquí tuve que enfrentarme a la soledad, pues antes no sabía estar solo.

Me encanta vivir en Málaga y soy muy feliz ahí, pero llegué a un punto que necesitaba dar un paso más en mi carrera y buscar nuevos retos. Al principio estaba dudando entre irme a Australia o Reino Unido. Decidí venir a Londres porque está cerca de España y si no me iban bien las cosas, podría volver fácilmente a casa. En principio vine para probar suerte, con la idea de quedarme solo unos meses, nunca pensé que cumpliría más de dos años en esta ciudad.

Mi primer año en Londres fue muy duro. Estaba hundido anímicamente, andaba por la calle y se me caían las lágrimas. Venir sólo a una ciudad como ésta es bastante difícil. Aquí tuve que enfrentarme a la soledad, pues antes no sabía estar solo. En Málaga, cuando no estaba con mi novia, estaba con amigos o familia. Reconozco que ha sido una experiencia enriquecedora porque he encontrado la paz conmigo mismo, he aprendido dónde están mis límites y he podido conocerme mejor. Por otra parte, los primeros meses me sentía muy frustrado porque no encontraba ningún trabajo relacionado con mis estudios. Llegué al punto que quería volver a España, hasta que conocí a mi amiga Iris, una persona fundamental en mi vida en Londres: siempre me ha apoyado y le debo mucho. Ella me ayudó a entrar como camarero en el club donde trabajo. Poco a poco fui cogiendo confianza y decidí hacer el curso para ser instructor de natación, porque no me convalidaban mi carrera. Estoy seguro que si no hubiese encontrado este trabajo me habría vuelto a España, pero entré a trabajar aquí y se me fue la idea de volver: tengo un buen salario, una estabilidad laboral y me siento realizado profesionalmente.

Siento que esta ciudad te consume y te absorbe todas las energías. Un día aquí es como veinte en Málaga.

Mi rutina es bastante diferente a la de la mayoría. Entre semana trabajo un total de nueve horas, por lo que tengo mucho tiempo libre. Me levanto temprano y desayuno fuerte. Voy a la academia de inglés por la mañana y luego voy al club a trabajar. Vivo muy cerca de mi trabajo, así que es todo un lujo poder ir caminando. Aunque mi jornada laboral no se me hace muy pesada, siento que esta ciudad te consume y te absorbe todas las energías. Un día aquí es como veinte en Málaga. En Londres la gente va muy deprisa a todos lados, mientras que en España tenemos una calidad y un ritmo de vida mucho más calmados.

La zona de Chelsea y, concretamente, el pub dónde estuve trabajando una temporada, es uno de mis rincones favorito de Londres. He pasado muchas horas aquí y ahora vengo como cliente. Me gusta mucho el ambiente del local, además, está bastante cerca de mi trabajo. También me gusta mucho Camden Town y la zona de la Saatchi Gallery.

Londres me ha cambiado totalmente, ahora soy otra persona. Soy mucho más maduro y responsable. El otro día le mandé una foto a mi madre cortando pollo y guardándolo en el congelador [risas]. Esta ciudad me ha hecho más fuerte, aquí todo el mundo te mete mucha caña y esos “palos” te endurecen y fortalecen tu carácter.

A quienes más echo de menos es a mi madre y mi hermano: es como si me hubieran arrancado un pedacito de mi corazón.

Siento mucha nostalgia de España. Me encantaría tener el trabajo y el sueldo que tengo aquí pero en Málaga. A quienes más echo de menos es a mi madre y a mi hermano: es como si me hubieran arrancado un pedacito de mi corazón. También echo de menos a mis amigos y al resto de mi familia.

Quiero volver a Málaga, para mí es la ciudad perfecta para vivir: buen clima, buena comida, gente abierta, chicas muy guapas… Me gusta presumir de mi ciudad [risas]. A medio y largo plazo, mi vida está en Málaga. Mi madre tiene una empresa de audífonos ahí y estoy pensando en estudiar algo relacionado con marketing para poder ayudar al negocio familiar. Por otra parte, no me arrepiento de haber venido a Londres, todo lo contrario. Me gustaría animar a la gente, no sólo a venir a Londres, si no a dar un paso en su vida y salir de su zona de confort. Yo lo volvería a hacer una y mil veces”.


Written by Espanish in London