Sara López | Espanish in London29 años. De Madrid. 3 años y medio en Londres.

«Estudié Psicología en Madrid. Ahora trabajo como profesional de la salud mental en Londres mientras estudio un máster subvencionado por el National Health Service (Servicio de Nacional de Salud del Reino Unido).

Cuando emigras a un lugar desconocido siempre tienes miedos, por esa razón decidimos (mi pareja y yo) mudarnos a Coventry, una pequeña localidad en el centro de Inglaterra, donde contactamos con una familia de acogida inglesa que pronto nos hizo sentir como en casa. Gracias a ellos conocimos a más personas y nuestro círculo de amigos fue creciendo a medida que pasaban las semanas. Después de 6 meses, encontré trabajo en Londres y juntos nos marchamos a probar suerte en la capital.

El auténtico reto fue, sin duda, aprender y pasar del inglés de la vida cotidiana a un inglés más profesional.

El idioma siempre es un reto. Cuando llegué a Reino Unido mi nivel de inglés era el justo para trabajar en servicios u hostelería, no para conseguir un puesto en el que pudiera aplicar mis conocimientos de psicología. El auténtico reto fue, sin duda, aprender y pasar del inglés de la vida cotidiana a un inglés más profesional. La verdad es que puedo sentirme afortunada por haber encontrado un trabajo en mi campo.

Cada mañana me despierto con la hora justa para ir a trabajar, tengo que reconocer que me gusta mucho dormir. El trayecto al trabajo suele ser un poco estresante por la cantidad de gente y los retrasos en el transporte público. Ya en mi puesto de trabajo hago terapias de grupo y entrevistas con pacientes, entre otras muchas cosas. Cuando llego a casa me gusta pasar tiempo con mi pareja, haciendo tareas domésticas o simplemente relajándonos en el sofá.

Compaginar los estudios y el trabajo resulta verdaderamente complicado. Ambos exigen mucho esfuerzo y en el máster tengo que entregar y presentar trabajos cada semana.  Cuando acaba el día y llego a casa saco fuerzas de donde puedo para disfrutar de mi tiempo libre aunque esto sólo lo consigo con mucha disciplina y organización.

Pienso que sigo siendo la misma persona que cuando llegué: un poco tímida y poco habladora. Sin embargo, he notado un cierto cambio en mi personalidad. Londres me ha transformado en una persona más segura, capaz y valiente.

Esta ciudad me ha cambiado en ciertos aspectos. Pienso que sigo siendo la misma persona que cuando llegué: un poco tímida y poco habladora. Sin embargo, he notado un cierto cambio en mi personalidad. Londres me ha transformado en una persona más segura, capaz y valiente. Desde que puse los pies en estas tierras he tenido que hacer frente a situaciones que me han fortalecido personalmente y que, quizá en España, no hubiera tenido la oportunidad de enfrentarme a ellas simplemente porque no era necesario o bien por comodidad.

Uno de mis lugares preferidos de la ciudad es Camden Town, un pequeño barrio abarrotado de mercados y puestos callejeros con mucha personalidad. Muy cerca de esta zona pasé viviendo los primeros meses, por eso guardo tan buenos recuerdos. Después de una jornada dura de trabajo, disfrutaba paseando por el mercado o tomando algo en algún bar.

De repente me dan ganas de coger un vuelo low cost y plantarme allí con ellos. Otras veces me consuelo imaginando cuál sería mi situación si regresase y enseguida vuelvo a la realidad, es entonces cuando valoro lo que tengo aquí.

Si me preguntan si tengo nostalgia por España, la respuesta es evidente. Mi familia y muchos de mis amigos viven allí. Cuando hablo con ellos por teléfono me cuentan que en España luce el sol (el que calienta) y que han aprovechado el día para tomar unas cañas y tapas en un bar mientras yo estoy viendo llover desde la ventana de tu casa, encerrada porque el tiempo (un día más) no acompaña. De repente me dan ganas de coger un vuelo low cost y plantarme allí con ellos. Otras veces me consuelo imaginando cuál sería mi situación si regresase y enseguida vuelvo a la realidad, es entonces cuando valoro lo que tengo aquí. El clima es un factor importante para mantener a raya tu estado de ánimo, pero lo que realmente echas de menos son el estilo de vida y las personas que dejas atrás.

¿Volver a España? Es pronto para saberlo. Creo que regresaré en algún momento, pero no está en mis planes a corto plazo. Antes tengo que terminar los estudios y, viendo la situación laboral de los psicólogos en España, lo veo muy complicado. Me gustaría pasar parte de mi vida adulta o con hijos en España pero no sé si será posible.»


Written by Espanish in London